Blogia
LOS VERDES DEL SURESTE DE GRAN CANARIA

Gascan trasladará la planta de gas a Santa Lucía

Gobierno y Endesa construirán la regasificadora a pie de muelle y a más de un kilómetro del primer núcleo poblacional. El Ayuntamiento gobernado por Silverio Matos ingresará tres millones de euros por la licencia

La planta regasificadora no irá emplazada en Agüimes. A partir de ahora, Santa Lucía de Tirajana cobra impulso como zona de alimentación energética alternativa al petróleo. La empresa encargada de la explotación del gas en Canarias, Gascan, decisión en fechas recientes desplazar hacia el Sur de Gran Canaria la planta regasificadora del muelle de Arinaga. Con este acuerdo, la infraestructura gasística estará ubicada a pie de muelle y, lo que es más prioritario para los operadores y para el Gobierno autónomo, la planta mantendrá una distancia superior a un kilómetro del primer núcleo de viviendas.

Gascan llevaba meses estudiando cómo satisfacer los obstáculos legales que suponía ubicar la planta regasificadora en la zona del puerto de Arinaga que le corresponde a Agüimes. La principal dificultad radicaba en la proximidad de la población, donde en algunos casos llegaba a 400 metros. La normativa en vigor prevé distancias muy superiores, de hasta un kilómetro. Después de varias revisiones del proyecto inicial, el consejo de administración, coparticipado por el Gobierno regional y Endesa-Unelco, acordó un nuevo emplazamiento que varía de forma ostensible el protagonismo de la autoridad municipal.

De hecho, al desplazar hacia el Sur de la isla las tomas de gas, es Santa Lucía de Tirajana la que toma el relevo a Agüimes.Los ingenieros de Gascan consideran que la ubicación elegida (siempre dentro del muelle de Arinaga) es «idónea» desde dos ámbitos: el primero, la distancia de seguridad frente a las viviendas, una reivindicación demandada incluso por grupos ecologistas como Ben Magec; y la segunda, la medida preventiva, ya que las tuberías que convertirán el gas licuado en combustible óptimo para ser trasladado a la central térmica de Juan Gran Canaria, estarán a pie de muelle.

Según fuentes empresariales, el Ayuntamiento que gobierna Silverio Matos (Coalición Canaria) ingresará alrededor de 3 millones de euros (500 millones de las antiguas pesetas) en concepto de licencias de explotación. La recaudación para el municipio sureño será mayor cuando se dé autorización a las empresas comercializadores y auxiliares del proceso de reconversión del gas.

Adenda de Unelco

Por otro lado, en las últimas semanas, Gascan ha intensificado el cambio accionarial de sus socios. El Gobierno de Canarias, a través de la Consejería de Economía y Hacienda que dirige José Carlos Mauricio, está próximo a firmar a una adenda (ampliación de condiciones de un contrato) con Endesa-Unelco para la venta de, al menos, un 40% de las acciones propiedad de la eléctrica.

De rubricarse el acuerdo de forma definitiva, el capital canario acedería a más de un tercio de los títulos de la gasificadora.El resto de las acciones sería para un segundo operador. En este sentido, el Ejecutivo está próximo también a consensuar el nombre de la empresa, ya que, hasta ahora, han mostrado interés Cepsa, Repsol y Enagás. En el mejor de los casos, cualquiera de estas tres empresas disfrutaría de una décima parte de las acciones, aunque gozaría de una condición preferente para la venta y suministro del combustible.

Como se recordará, la construcción de dos plantas regasificadoras (Arinaga y Granadilla) costará unos 390 millones (65.000 millones de pesetas). La Unión Europea ha otorgado al Gobierno de Canarias una subvención de 48 millones. El inicio oficial de las obras depende, en estos momentos, de sendas declaraciones institucionales por parte de la Administración estatal, tanto en el ámbito de estudios medioambientales como de viabilidad económica. El inconveniente es que el plazo dado por Bruselas se agota.

Fuente: Canarias 7 (31/08/04)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Carlos Rueda -

Potente, sí señor. Por aquí, en Aragón, sin embargo se nos quiere vender la excelencia de las desaladoras y Pedro Arrojo, premio Goldman (el pensamiento único lo ha bautizado "el nobel de medioambiente) va diciendo por ahí que el agua desalada es "de altísima calidad y perfectamente embotellable" y Vázquez Figueroa se ríe de los que cuestionamos las desaladoras. Visitad nuestra web y enteráos del "premio innoble". Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres